El Tenderete de Cabranes

WhatsApp Image 2020-06-09 at 12.55.13

 

Manifiesto tenderetero Junio 2020

Desde la Asociación Cultural del Tenderete queremos darle voz a lo que está sucediendo.

El tenderete podría ser un lugar de encuentro para las pocas personas valientes que todavía se atreven a vivir en valles vaciados por crisis económicas, sociales e históricas.

El tenderete podría ser un patio abierto, en el que cupieran muchos mundos, cada cual aportando lo poco o mucho que tenga, y así remendar el deshilachado tejido social tan maltrecho por tantas dificultades e intereses poco cercanos a las necesidades de la gente.

El tenderete podría ser una barrera de contención frente al fanatismo que, amparándose en el dolor y la necesidad de tanta gente, está envenenando el discurso, difundiendo mentiras, aventando el odio y amenazando a lo diferente.

El tenderete podría ser una plataforma de acceso a alimentos locales, ecológicos, noenvenenados por agroquímicos, no transportados kilómetros y kilómetros con petróleo de a saber qué guerra lejana pero cruel.

El tenderete podría ser un experimento de otras formas de cultivar, de intercambiar, de aprender, de encontrarse, alejadas de lógicas competitivas, de lógicas destructivas del medio o jerarquías abusivas.

El tenderete podría ser un espacio de celebración, con cultura, talleres y actuaciones totalmente gratuitas y abiertas para la gente, para todas las edades, todas las procedencias, todas las clases sociales, todas las personas que habitamos este valle.

El tenderete podría ser un viaje a otras culturas, otras cocinas, otras manualidades, otras danzas, otras músicas, otros credos, otras esperanzas.

El tenderete podría ser un sitio en el que reencontrarnos con los usos tradicionales de la tierra y las relaciones humanas que el libre mercado y la globalización desenfrenada están arrinconando abocándolos a la desaparición.

El tenderete podría ser una herramienta al servicio de las economías precarias debido a las sucesivas crisis económicas, con la que que poder dar salida a pequeños excedentes o cuidadas manufacturas y con ello ayudar a salvar el mes, la familia, el valle.

El tenderete podría ser un foro de debate, de contraposición de ideas, de generación de vínculos afectivos y políticos, de afianzamiento de la democracia profunda, del espíritu crítico, de la denuncia de las injusticias, de los aprendizajes que conllevan la diversidad que le es inherente.

El tenderete podría ser un proyecto en el que el cariño y el abrazo fueran las marcas de la casa.Pero, a pesar del evidente servicio que el tenderete ofrece al valle de Cabranes, a pesar del enorme esfuerzo que la asamblea que lo dinamiza pone mes a mes con la sola recompensa de ver una vez más a la gente encontrándose, hay personas que desde sus atalayas administrativas insisten en pedir cuotas de autónomos a quienes ingresan 30€ al mes, pagar tarifas de venta ambulante a quien vende un abrigo que le sobra, carnets de manipulación de alimentos y certificados sanitarios a quien vende los tomates que trae de su huerta, seguros de responsabilidad civil a quien regala una limonada. Todo tan legal como poco razonable.

No entienden, estas personas, que con ello están asfixiando a las pocas personas que decidieron recorrer en sentido inverso el triste camino de la despoblación.

No entienden que están acorralando una iniciativa que cumple, precisamente un triste día como hoy, 7 años sin haber faltado un mes a su cita con el valle, la cultura y la celebración salvo por preceptos legales y sanitarios en los últimos 2 meses.

No entienden que están desalentando un proyecto totalmente desinteresado que ha sido tomado de ejemplo por otros municipios, que ha recibido premios y reconocimientos y cuya dinámica ha traspasado las estrechas fronteras escritas en carteles, papeles y normativas.

El tenderete, y muchos de los puestos que lo sostienen, está en un estado crítico, con la crisis sanitaria y económica absorbiendo los pocos recursos y fuerzas colectivas disponibles, y el acoso burocrático y legal (tan legal como sin sentido) al que está siendo sometido desde hace un año está acelerando el proceso de agotamiento.

El tenderete se planta en esta ocasión, no sin antes denunciar el intento de reconversión, en perversiones del lenguaje y la normativa, en cualquier engendro (mercado comercial al uso, discoteca…) al servicio de los intereses que están vaciando esos territorios con los que tanto se llenan la boca.

El tenderete dice basta. Si quieren una cola de máquinas dispensadoras gris, formal, silenciosa y aburrida, no podrán contar con nosotrxs.

Asamblea de El Tenderete.

Cabranes, junio de 2020.

 

 

 

 

 

 

 

Mercau local de ocio y cultura, el segundo domingo de mes en Santolaya de Cabranes

siguenos en facebook

icono-facebook